Por qué Venus es el lucero del alba… y el tránsito de Mercurio 2016

Os traigo un post fácil y rápido de leer, explicando los movimientos y configuraciones de los planetas interiores del Sistema Solar, ya sabéis, Mercurio y Venus.

Mercurio, este planeta crucial para la relatividad general de Einstein, tiene un periodo orbital de 88 días. Su eje de rotación es prácticamente perpendicular al plano de su órbita (0,01 grados). Esto hace que los polos, a pesar de estar tan cerca del Sol, estén conformados de hielo en una total oscuridad:

polo_norte_mercurio

Su resonancia orbital 3/2 hace que el Sol transcurra muy lentamente por su cielo, dando lugar cambios de temperatura extremos,  de los -185 °C por las noches hasta los 430 °C durante el día.

Mañana mismo, 7 de febrero, lo encontramos en posición de máxima elongación. El planeta es visible al amanecer (al Este), pero hablamos de máxima elongación occidental (al Oeste, visto desde el Sol). En el gráfico vemos el avance en sentido antihorario de Mercurio:

370px-Aspectos_de_los_planetas

Encontraremos al pequeño hervidero del sistema solar en conjunción superior el día 23 de marzo. Como el planeta tiene la órbita más interior, es el más difícil de observar por su cercanía al Sol, sólo se separa de él hasta 28 grados. ¿Cuándo podemos verlo?

  • Bajo en el horizonte y antes del amanecer (al Este). El planeta interior más visible es Venus, por eso es tradición hablar de él como el lucero del alba.
  • Bajo en el horizonte y después del ocaso (al Oeste). Por eso es tradición hablar también de Venus como el lucero vespertino.

La máxima elongación oriental (al Este visto desde el Sol), en el caso de Mercurio tendrá lugar el 18 de abril. En Stellarium apreciamos su luz al ocaso, sólo 15 grados por encima del horizonte:

mercurio al ocaso

Las elongaciones máximas de Mercurio y Venus, favorables para su observación podéis encontrarlas en:

Elongaciones máximas de Mercurio y Venus

El espectáculo llega el 9 de Mayo de 2016 cuando Mercurio, en conjunción inferior, hará un recorrido por la esfera solar visible sólo con los medios adecuados (no mirar al Sol). Es decir, un tránsito planetario. Atención a cómo se aprovecharon los tránsitos de Venus para calcular la distancia Tierra-Sol:

Transacciones filosóficas – El tránsito de Venus (2004 y 2012)

La inclinación orbital de Mercurio (con respecto a la de la Tierra) es de 7 grados. Para que se produzca un tránsito u oposición es necesario que se den la conjunción inferior o superior respectivamente, y que Mercurio se encuentre en uno de los dos puntos de la recta intersección del plano de su órbita con el plano de la órbita de la Tierra. Los dos puntos en que dicha recta corta a la órbita. Esto sucede unas 14 veces por siglo, en Mayo y en Noviembre (esos dos puntos o zonas donde es posible el tránsito). La diferencia principal entre las dos temporadas es que en los tránsitos de Mayo Mercurio está mas cerca de la Tierra y su diámetro es un poco mayor que durante los tránsitos de Noviembre.

 Y desde esta conjunción inferior que además es tránsito, Mercurio seguirá su rumbo hacia una nueva posición de máxima elongación occidental, la cual tendrá lugar el día 5 de junio de 2016, donde se cierra el ciclo que se inicia el 7 de febrero. Total: 116 días.

¿Pero no decíamos que el período orbital de Mercurio era de 88 días? Ya dije que el post sería fácil, es tan trivial que sencillamente pongo la tabla de periodos aparentes de los planetas:

Mercurio Venus Marte Júpiter Saturno Urano Neptuno
115.9 583.9 779.9 398.9 378.1 369.7 367.5

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *