Cazadores de ruido

El control activo de ruido es una técnica que utilizan desde hace años muchos fabricantes. El mecanismo es sencillo, y aunque podría parecer ciencia ficción, funciona.

¿No os habéis dado cuenta la limpieza del sonido de los buenos auriculares?

Los fabricantes de auriculares colocan un pequeño micrófono o sensor, capaz de medir las vibraciones sonoras del exterior. Esa señal es procesada por la circuitería de cancelación de ruido, cuya función es generar el “antirruido”. Esto son múltiples señales de igual amplitud y frecuencia pero desfasadas 180º con el ruido, y por tanto, se suman destructivamente con él. El control activo de ruido es toda una ciencia que estudian no sólo los ingenieros audiovisuales, sino también los ingenieros de estructuras. Su objetivo es eliminar los diferentes ruidos que genera la maquinaria industrial, mejor dicho, aquellos que no pueden evitarse de manera pasiva mediante resortes que absorban las vibraciones. En el caso del sonido pasa igual, el ruido ambiente de la calle sólo puede controlarse envolviendo el auricular con material absorbente, lo que aumenta su tamaño, o de manera activa:

Cancelación de ruido en auriculares
Cancelación de ruido en auriculares

Fuente: www.thebestearbuds.com

La misma tecnología se viene usando hace años en los coches, para aislar a los pasajeros del ruido del motor:

Control activo de ruido en coches
Control activo de ruido en coches.

Fuente: motorpasion.com

El control pasivo de ruido es el control de vibraciones tradicional, una ingeniería perfectamente conocida y eficaz. Sin embargo, el control activo de ruido depende mucho del procesado adaptativo que se haga de la señal, para obtener ese “antirruido”. Por eso es una tecnología en constante cambio. Parece que los resultados son bastante buenos aunque no del todo eficaces (obtenemos una señal con ruido reducido, no cancelada).

Otro de los dispositivos más simpáticos para librarnos de los ruidos molestos es Sono:

<iframe width=”640″ height=”360″ src=”https://www.youtube.com/embed/Mv6sBuwzLhk” frameborder=”0″ allowfullscreen></iframe>

El sensor mide las vibraciones del exterior, en la ventana, que generan ruido en el interior en el margen de frecuencias audible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *