¿Qué son los Hertzios de la tele?

Hoy hablamos de la resolución temporal de una señal de vídeo, es decir, de las famosas frecuencias Hertzianas.

Por idénticos motivos que sucede con la resolución espacial, por pequeñas imprecisiones o defectos en la visión humana, una secuencia de vídeo es considerada como continua cuando realmente es una exposición de instantáneas pasadas a gran velocidad. El ojo humano es capaz de detectar hasta aproximadamente 20 imágenes por segundo. Así, proyectando imágenes rápidamente (16 por segundo), un 28 de Diciembre de 1895 los hermanos Lumiére proyectaban en París escenas como la llegada de un tren, la llegada de un niño o el regador regado. Aquí vemos la danza de dos delfines a 6 fotogramas por segundo.

6 fotogramas por segundo
6 fotogramas por segundo

En condiciones de baja luminosidad, como sucede en cualquier cine, basta con proyectar a una velocidad de 25 imágenes por segundo, pero cuando se ingeniaron los primeros sistemas de televisión, a esta velocidad no se logra iluminar suficientemente la pantalla. El sistema PAL adoptó la solución de entrelazar 50 cuadros por segundo, presentando un cuadro de líneas pares, a continuación un cuadro de líneas impares, y así sucesivamente, lo que permite engañar al ojo como si estuviese viendo 50 imágenes por segundo e iluminar suficientemente la pantalla. Esta velocidad de refresco facilitaba la implementación del sitema de televisión PAL, ya que coincide precisamente con la frecuencia de red, 50 Herzios (Hz), y lo mismo se hizo en Estados Unidos, donde la frecuencia de red es de 60 Herzios, igual que la frecuencia de refresco de imagen. Con la llegada de la televisión digital aparecieron los llamados receptores de 100Hz, que se limitan a repetir cada cuadro, que se guarda en una memoria y se repite. A veces por interpolación se genera mediante procesado digital una imagen intermedia, se coloca entre dos imágenes reales y presentes en la señal de televisión, y se reproduce en ese lugar. Es decir, como vemos, empiezan a ser importantes las capacidades de procesamiento de imagen de los televisores. Estas técnicas añaden nitidez a la imagen.

Hoy por hoy, con la evolución de la electrónica, la frecuencia de red no supone problema alguno para la fabricacion de televisores. Los estándares digitales de televisión admiten diferentes velocidades de refresco, por ejemplo, HDTV 1080p admite velocidades de 24 (23.976), 25, 30 (29.97), 50, 60 (59.94) Herzios. Sin embargo, a pesar de estas frecuencias, en los lanzamientos comerciales encontramos televisores de 200Hz, 400Hz, y hasta 800Hz. No hay que olvidar que estas imagenes no están presentes en la señal de televisión, y que la calidad de imagen final dependerá del procesado digital que realice cada equipo. El refresco últimamente se genera por software.

Además la nueva tecnología LED, más que el LCD y el plasma, ha sustituido a las televisiones de tubo de rayos catódicos tradicionales y no requiere tanta velocidad de refresco. Antes, con rayos catódicos la intensidad luminosa de los píxeles se desvanecía rápidamente después de impactar los electrones en una pantalla de material fluorescente, pero con LED un determinado voltaje aplicado a un cristal líquido mantiene la luminosidad de los píxeles, lo que hace que el refresco no sea tan importante. Por ello, a partir de 100Hz las mejoras no son especialmente apreciables y siempre es recomendable apreciar desde un punto de vista subjetivo la imagen generada para saber si nos gusta, es decir, no fijarnos tanto en los números y probar la televisión. Como inconveniente de LED en este sentido tenemos el efecto motion blur, que hace que imágenes con mucho movimiento se vean borrosas, precisamente por esa permanencia de brillo en pantalla.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *