El tiempo de Michael Ende. La historia interminable

Toda historia es una historia interminable.

¡La Vetusta Morla!, el ser más viejo de Fantasía.

Morla y Atreyu
Morla y Atreyu.

Crédito: http://heavymetalhanzo.deviantart.com/

Mira, gorgoteó la Morla, somos viejas, pequeño, demasiado viejas y hemos vivido bastante. Hemos vivido demasiado. Para quien sabe tanto como nosotras nada es importante ya.

Todo se repite eternamente

El día y la noche, el verano y el invierno.. el mundo está vacío y no tiene sentido. Todo se mueve en círculos. Lo que aparece debe desaparecer y lo que nace debe morir. Todo pasa: el bien y el mal, la estupidez y la sabiduría, la belleza y la fealdad. Todo está vacío. Nada es verdad. Nada es importante.

Bastián y Graograman
Bastián y Graógraman

Crédito: http://leonavco.deviantart.com”

Bastián le enseño al león la inscripción del reverso de la Alhaja.-¿Qué significa? – preguntó.

HAZ LO QUE QUIERAS 

Eso quiere decir que puedo hacer lo que me dé la gana, ¿no crees?

– No- dijo con voz profunda y retumbante-. Quiere decir que debes hacer tu Verdadera Voluntad. Y no hay nada más difícil.

– ¿Mi Verdadera Voluntad?- repitió Bastián impresionado- ¿Qué es eso?

– Es tu secreto mas profundo, que no conoces.

– ¿Como puedo descubrirlo entonces?

– Siguiendo el camino de los deseos, de uno a otro, hasta llegar al último. Ese camino te conducirá a tu Verdadera Voluntad.

– No me parece muy difícil- opinó Bastián.

– Es el mas peligroso de todos los caminos- dijo el león.

– ¿Por qué?- preguntó Bastián-. Yo no tengo miedo.

– No se trata de eso- retumbó Graógraman- Ese camino exige la mayor autenticidad y atención, porque en ningún otro es tan fácil perderse para siempre.

– ¿Quieres decir que no siempre son buenos los deseos que se tienen?- trató de averiguar Bastián.

– ¡Qué sabes tu lo que son deseos! ¡Qué sabes tu lo que es bueno o no!”

Gmork y Atreyu
Gmork y Atreyu

http://www.deviantart.com/art/Gmork-279032934

– No moriré tan fácil, soy un Guerrero.

– Si eres Guerrero, pelea con la Nada.

– Lo haría, pero no pude cruzar los límites de Fantasía.
(Gmork rió estrepitosamente).

– No le veo la gracia.

– Fantasía no tiene límites…

– Eso no es cierto, mientes!!!

– Niño tonto, no sabes nada de la historia de Fantasía. Es el mundo de las Fantasías humanas. Cada parte, cada criatura, pertenecen al mundo de los sueños y esperanzas de la humanidad. Por consiguiente, no existen límites para Fantasía…

– ¿Y por qué está muriendo entonces…?

-Porque los humanos están perdiendo sus esperanzas y olvidando a sus sueños. Así es como la Nada se vuelve más fuerte.

– ¿Qué es la Nada?

-Es el vacío que queda, la desolación que destruye este mundo y mi encomienda es ayudar a la Nada.

– ¿Por qué?

-Porque el humano sin esperanzas es fácil de controlar y aquél que tenga el control, tendrá el Poder.

Deseo y Fantasía
Deseo y Fantasía

Crédito: http://www.deviantart.com/art/Read-a-Dream-306388337

-¿Por qué está todo tan oscuro, Hija de la Luna? -preguntó.

-Los comienzos son siempre oscuros, Bastián.

-Quisiera verte otra vez, Hija de la Luna. ¿Sabes? Como en el instante aquel en que me miraste.

Otra vez oyó la risa suave y cantarina.

-¿Por qué te ríes?

-Porque estoy contenta.

-¿Por qué?

-Acabas de formular tu primer deseo.

-¿Y lo cumplirás?

-Sí. ¡Extiende la mano!

Lo hizo y sintió que ella le ponía algo en la palma. Era diminuto pero, extrañamente, pesaba mucho. Daba frío y era duro y muerto al tacto.

-¿Qué es esto, Hija de la Luna?

Un grano de arena. Es todo lo que ha quedado de mi reino sin fronteras. Te lo regalo.

-Gracias -dijo Bastián maravillado. Realmente no sabía qué hacer con el regalo. ¡Si por lo menos hubiera sido algo vivo!

Mientras reflexionaba aún en lo que sin duda esperaba de él la Hija de la Luna, sintió de pronto en la mano un delicado cosquilleo. Miró con más atención.

-¡Mira, Hija de la Luna! -susurró-. ¡Empieza a fosforecer y brillar! Y, mira, brota una llamita. No, ¡es un embrión! Hija de la Luna, ¡no es un grano de arena! ¡Es una semilla luminosa que empieza a crecer!

Auryn
Auryn

-¡Hija de la Luna! -llamó por todos lados-. ¡Hija de la Luna!

Pero no recibió respuesta.

Se sentó desconcertado. ¿Qué hacer ahora? ¿Por qué lo había dejado ella solo? ¿A dónde iría él… si es que podía ir a alguna parte y no estaba encerrado como en una jaula?

Mientras estaba intentando comprender lo que podía haber inducido a la Hija de la Luna a dejarlo sin una explicación ni una palabra de despedida, sus dedos juguetearon con un amuleto dorado que colgaba de su cuello en una cadena. Lo miró y lanzó una exclamación de sorpresa.

¡Era ÁURYN, la Alhaja, el Esplendor, el Signo de la Emperatriz Infantil que hacía a los que lo llevaban representantes suyos! La Hija de la Luna le había dado poder sobre todos los seres y las cosas de Fantasía. Y mientras él llevara ese signo, sería como si ella estuviera con él.

Bastián miró largo tiempo las dos serpientes, clara y oscura, que se mordían mutuamente la cola formando un óvalo. Luego volvió el medallón y, con gran sorpresa por su parte, encontró en el reverso una inscripción. Eran cuatro palabras breves, escritas con unas letras peculiarmente entrelazadas:

HAZ LO QUE QUIERAS 

La pasión de Bastián Baltasar Bux eran los libros.

Quien no haya pasado nunca tardes enteras delante de un libro, con las orejas ardiéndole y el pelo caído por la cara, leyendo y leyendo, olvidado del mundo y sin darse cuenta de que tenía hambre o se estaba quedando helado…

Quien nunca haya leído en secreto a la luz de una linterna, bajo la manta, porque Papá o Mamá o alguna otra persona solícita le ha apagado la luz con el argumento bien intencionado de que tiene que dormir, porque mañana hay que levantarse tempranito…

Quien nunca haya llorado abierta o disimuladamente lágrimas amargas, porque una historia maravillosa acababa y había que decir adiós a personajes con los que había corrido tantas aventuras, a los que quería y admiraba, por los que había temido y rezado, y sin cuya compañía la vida le parecería vacía y sin sentido…

Quien no conozca todo eso por propia experiencia, no podrá comprender probablemente lo que Bastián hizo entonces.

La fantasía no es un modo de evadirse de la realidad, sino un modo más agradable de acercarse a ella.

Michael Ende

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *