Isaac Asimov – La Ley CERO

ORIGEN

Las Tres Leyes de la Robótica de Asimov aparecen formuladas por primera vez en 1942 en el relato “El círculo vicioso” de Isaac Asimov.

Isaac Asimov - dibujo
Isaac Asimov – dibujo

El autor busca situaciones contradictorias en las que la aplicación objetiva de las Tres Leyes se pone en tela de juicio planteando a la vez interesantes dilemas filosóficos y morales que, en esta colección, Robots & Aliens están más presentes que nunca.

LAS TRES LEYES DE LA ROBóTICA

1. Un robot no puede causar daño a un ser humano ni, por omisión, permitir que un ser humano sufra daños.

2. Un robot debe obedecer las órdenes dadas por los seres humanos, salvo cuando tales órdenes entren en conflicto con la Primera Ley.

3. Un robot ha de proteger su existencia, siempre que dicha protección no entre en conflicto con la Primera o la Segunda Ley.

Ley CERO: Asimov publicó un relato en la que uno de sus robot se ve obligado a herir a un ser humano por el bien del resto de la humanidad. Surge así una nueva ley, considerada la Ley Definitiva, la llamada Ley Cero, superior a todas las demás:

Un robot no puede lastimar a la humanidad o, por falta de acción, permitir que la humanidad sufra daños.

Quedando así modificada la primera ley:

Un robot no debe dañar a un ser humano, o permitir, por inacción, que un ser humano sufra daño, a menos que tal acción viole la Ley Cero.

El círculo vicioso puede leerse en: http://solocienciaficcion.blogspot.com.es/2010/02/el-circulo-vicioso-isaac-asimov.html

El robot que desobedeció la primera ley en: http://desequilibros.blogspot.com.es/2013/07/el-robot-que-desobedecio-la-primera-ley.html

La obra más famosa de Asimov es la serie de la Fundación, también conocida como Trilogía o Ciclo de Trántor, que forman parte de un total que asciende a más de 500 volúmenes, entre los cuales se encuentran obras de misterio y fantasía y texto de no ficción.

Junto con Rober A. Heinlein y Arthur C. Clarke, Isaac Asimov fue considerado uno de los “tres grandes” escritores de la ciencia ficción.

La mayoría de sus libros de divulgación explican los conceptos científicos siguiendo una línea histórica, retrotrayéndose lo más posible a tiempos en que la ciencia en cuestión se encontraba en una etapa elemental. A menudo brinda la nacionalidad, las fechas de nacimiento y muerte de los científicos que menciona, así como las etimologías de las palabras técnicas.

Fue miembro de Mensa (una asociación internacional de superdotados fundada en Inglaterra en 1946), a cuyos miembros describía como “intelectualmente combativos”.

En 1981 se nombró a un asteroide, el 5020 Asimov en su honor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *