Hoy desaparece el cometa ISON

El cometa ISON, cuyo acercamiento al Sol era seguido con expectación por astrónomos de medio mundo, se ha esfumado al llegar al perihelio o punto de máxima aproximación al astro, momento en el que ha soportado temperaturas de hasta 4.000 grados.

 Las imágenes suministradas por las sondas espaciales Soho y Stereo muestran que el objeto se ha desintegrado poco a poco y ha desaparecido. Las últimas esperanzas se han esfumado cuando, al concluir el tiempo previsto del viaje alrededor del Sol, el cometa no ha reaparecido.

Los astrónomos confiaban en que el cometa sobreviviera al tránsito y que, debido a la sublimación del hielo por efecto del calor, se convirtiera en un objeto muy brillante observable a simple vista durante las próximas semanas.

Según las previsiones de la NASA, el ISON tenía suficiente tamaño -un núcleo de entre uno y cuatro kilómetros de diámetro- como para que parte de él sobreviviera a las enormes temperaturas y al influjo gravitatorio solar. También confiaba en que la velocidad de desplazamiento del ISON evitara males mayores. Sin embargo, las previsiones más pesimistas se han cumplido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *