OC vs NOC : ¿Orientado o No Orientado a la Conexión?

Esta es la pregunta que muchos de vosotros os habréis hecho cada vez que os presentan un protocolo nuevo. A veces se habla de puertos y decimos… será orientado a la conexión. Bueno, pues no siempre es así.

A veces hablamos no de conexión, sino de conmutación de paquetes, datagramas, establecimiento de circuitos virtuales, etc.

Estos conceptos, cuando nos alejamos del mundo académico parecen distintos pero están relacionados, y hoy venimos a aclararlos:

Protocolo no orientado a la conexión

En telecomunicaciones, no orientado a la conexión significa una comunicación entre dos puntos finales de una red (equipos terminales de datos, ETD) entre los que un mensaje puede ser enviado sin acuerdo previo. El dispositivo en un extremo de la comunicación transmite los datos al otro, sin tener que asegurarse de que el receptor esté disponible y listo para recibir los datos. El emisor simplemente envía un mensaje dirigido al receptor. Cuando se utiliza esta forma de comunicación son más frecuentes los problemas de transmisión que con los protocolos orientados a la conexión, y puede ser necesario reenviar varias veces los datos. Los protocolos no orientados a la conexión a veces son rechazados por los  cortafuegos porque los paquetes maliciosos son más difíciles filtrar. El protocolo IP (nivel 3) y el protocolo UDP (nivel 4) son protocolos no orientados a la conexión, pero TCP (nivel 4) es un protocolo orientado a la conexión.

User Datagram Protocol (UDP) es un protocolo del nivel de transporte basado en el intercambio de datagramas. Permite el envío de datagramas a través de una red sin que se haya establecido previamente una conexión, ya que el propio datagrama incorpora suficiente información de direccionamiento en su cabecera. Es un protocolo de nivel transporte orientado a mensajes.

Los protocolos no orientados a la conexión son descritos generalmente como sin estado porque los puntos finales no guardan información para recordar la “conversación”. La alternativa al enfoque no orientado a la conexión es utilizar protocolos orientados a la conexión, que son descritos también como protocolos con estado, porque pueden seguir la conversación.

Protocolo orientado a la conexión

Un protocolo orientado a la conexión identifica el flujo de tráfico con un identificador de conexión en lugar de utilizar explícitamente las direcciones de la fuente y el destino. Típicamente, el identificador de conexión es un escalar (por ejemplo en Frame Relay son 10 bits y en Asynchronous Transfer Mode 24 bits). Esto hace a los conmutadores de red substancialmente más rápidos (las tablas de encaminamiento son más sencillas, y es más fácil construir el hardware de los conmutadores). El impacto es tan grande, que protocolos típicamente no orientados a la conexión, tal como el tráfico de IP, utilizan prefijos orientados a la conexión (por ejemplo IPv6 incorpora el campo “etiqueta de flujo”).

Se dice que un servicio de comunicación entre dos entidades es orientado a conexión cuando antes de iniciar la comunicación se verifican determinados datos (disponibilidad, alcance, etc.) entre estas entidades y se negocian unas credenciales para hacer esta conexión más segura y eficiente. Este tipo de conexiones suponen mayor carga de trabajo a una red (y tal vez retardo) pero aportan la eficiencia y fiabilidad necesaria a las comunicaciones que la requieran.

Algunos protocolos orientados a la conexión son Transmission Control Protocol (TCP), Frame Relay (FR) y Asynchronous Transfer Mode (ATM).

Terminología Alternativa

Una terminología alternativa al servicio que ofrece un protocolo orientado a la conexión y un protocolo no orientado a la conexión son los servicios de circuitos virtuales y de datagramas respectivamente.

El servicio de circuito virtual es un tipo de servicio orientado a la conexión, dado que implica iniciar y descartar una entidad de tipo conexión, y mantener información del estado de la conexión en los conmutadores de paquetes. El servicio de datagrama es un tipo de servicio sin conexión en el que no se emplean entidades de tipo conexión.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *