Buenas vibraciones para observar el cometa ISON

El cometa ISON, descubierto hace ahora un año por científicos rusos, puede convertirse en uno de los más espectaculares de la historia. Si las previsiones más optimistas se cumplen, la roca brillará tanto como la Luna llena a finales de año y, tal vez, incluso pueda ser visible a pleno día.

A finales del próximo mes el cometa ISON pasará por la atmósfera externa del Sol, a una distancia de 1,2 millones de kilómetros. A menos que se desintegre al rozar la mayor fuente de radiación electromagnética del sistema, el calentamiento podría transformarlo en un objeto radiante que se distinguiría a simple vista.

El próximo 28 de Noviembre se encontrará en su punto más cercano al Sol:

Trayectoria del cometa ISON
Trayectoria del cometa ISON

El ISON es una roca rodeada de hielo de unos 5 km de diámetro que contiene agua, amoníaco, metano y dióxido de carbono. Las observaciones apuntan a que presenta una producción de polvo superior a la media.

El cometa pasó por el punto más cercano a Marte (11 millones de kms) el pasado 1 de Octubre.

En estos días se le está viendo envuelto en una brillante coma verde (imagen de abc.es):

El cometa Ison se vuelve verde

Según los expertos, el cambio es una buena señal: demuestra que la roca está activa  y que a finales de año podríamos verla a simple vista, tan brillante como la Luna llena..

Según se vaya acercando al Sol, mayor será el ritmo de sublimación (pasar de hielo a gas), más activo será el cometa y liberará mayor cantidad de material al espacio. A medida que se aproxime, irá soltando más y más material, lo que implica que se hará más brillante.

La siguiente imagen recrea cómo se le observará desde La Tierra:

Recreación Cometa ISON cerca del Sol
Recreación Cometa ISON cerca del Sol

Después de su paso por el Sol, se perderá tras la masa fosforescente de helio e hidrógeno y habrá que esperar a Diciembre a que reaparezca entero para observar, si resiste el contacto con el Sol, uno de los más bellos acontecimientos celestes desde hace muchos años.

Los físicos y astrónomos estarán muy pendientes de la evolución de este cometa hasta final de año, porque como ellos mismos dicen:

“Los cometas son impredecibles y este no es la excepción”

Al igual que con otros objetos del cielo, varios instrumentos y satélites científicos se dedicarán por varias semanas a estudiar la composición química de la coma del cometa, sacarle fotografías y perfeccionar técnicas de pronósticos orbitales para estos peculiares habitantes del Sistema Solar.

Según la NASA tanto la cantidad de polvo cósmico radiado por el cometa, como la distancia a que se presume pasará de La Tierra, no suponen peligro alguno.

Pero como también se habla de la dificultad para predecir su trayectoria y comportamiento, no han faltado en estos meses y se espera en los próximos nuevas teorías catastrofistas del cometa del fin del mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *