No sólo MP3 escuha el hombre… Otros codecs.

Si hace poco veíamos en qué se basa MP3:

Hoy estamos aquí para encontrar sus sustitutos y competidores.

OTROS CODECS

Existen innumerables códigos con pérdidas alternativos al MP3, y algunos de ellos superan con creces la calidad y posibilidades de éste. De entre ellos, cabe destacar el AAC, el OGG, el WMA y el Atrac en sus diferentes versiones.

El código con pérdidas AAC nace como el verdadero sustituto del MP3 y detrás de él están el propio instituto Fraunhofer o la multinacional japonesa Sony. Además, recibe el respaldo de otras grandes firmas, como Dolby o Apple.

El AAC posee cualidades multicanal, más de dos canales independientes, y con un régimen binario similar supera ligeramente la calidad del MP3, incluso en sus últimas versiones.

Con las siglas OGG se presenta el compresor libre por antonomasia.

En cuestión de calidad, supera al MP3 a igual compresión, encontrándose a un nivel similar al del AAC. Permite la reproducción sin saltos entre temas (gapless), una prestación muy útil sobre todo en la reproducción de álbumes en directo.

El código WMA es el intento de Microsoft por hacer frente al MP3, y en cuestiones de calidad está a la par con este último. Es el formato utilizado principalmente para la venta de archivos musicales on-line, debido al nivel de protección que proporciona sobre los derechos intelectuales.

También existe una versión libre, denominada WMAPro de calidad superior y con soporte multicanal. Una alternativa para voz  es WMA voice que ofrece una calidad aceptable (entre 4 y 20 kbps) en la representación de la voz, y por último, una alternativa sin pérdidas con el poco ingenioso nombre de WMA Lossless.

Otro gran desconocido entre los códigos de audio es, sin duda, el Atrac de Sony (Adaptive TRansform Acoustic Engine):
ATRAC continues to evolve

En su actual versión Atrac3Plus y superados los problemas iniciáticos en los que el sonido resultaba algo metálico, el compresor de la firma nipona es considerado -hoy por hoy- como el código de audio comprimido de alto bitrate con mayor fidelidad y calidad sonora.

Esta codificación prácticamente solo se ha usado en los aparatos de audio portátil de Sony, que incluyen un software para quemar CD´s con este formato, o en los casi extinguidos minidisc. Dispositivos que el público general ha sustituido por los reproductores miniatura del formato universal MP3.

Los códigos sin pérdidas.

Enlazando con la solución de Sony ATRAC Advanced Lossless, existe una ingente cantidad de soluciones sin pérdidas disponibles, y su uso depende de las necesidades y posibilidades de reproducción. La calidad final es siempre idéntica a la original.

De entre ellos, los más conocidos son el ALAC de Apple, con soporte para el iPod, o el código libre Flac de Josh Coalson, parte de Xiph multimedia portfolio, grupo que está detrás del también libre OGG.

Este código, cuyas siglas vienen de Free Lossless Audio Codec, dispone de prestaciones multicanal y alta resolución, es decir, con soporte para frecuencias superiores a 48 Khz o mayores de 16 bits.

Son también destacables por su alta velocidad de codificación y descodificación el código Wavpack de David Bryan, o el TTA, denominado también True Audio.

Junto a éstos, y con una ratio de compresión cercano al 50%, se encuentran los códigos LA (Lossless Audio) de Michael Bebin; el Monkey´s Audio (APE) de Matt Ashland de código abierto, alta eficiencia y alta resolución; o el OptimFrog de Florin Ghido, que se alza como el más agresivo, pero de código cerrado e incompatibilidad multicanal.

Como vemos, las posibilidades son numerosas y el uso de uno u otro formato, así como la elección de códigos con o sin pérdidas, deben estar orientados a nuestras posibilidades de reproducción, a la calidad del equipo reproductor y a las necesidades de espacio o capacidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *