Ver a través de las paredes. WiVi

Ingenieros del MIT (Instituto de Tecnología de Massachusetts) han desarrollado un dispositivo de mano, llamado WiVi, equipado con un sensor capaz de detectar movimientos detrás de una pared, sin necesidad de acceder a su interior.

De acuerdo con Dina Katabi, profesor del departamento de ingeniería eléctrica y ciencias computacionales en el MIT, “queríamos desarrollar un dispositivo de bajo consumo, con grandes capacidades de movilidad y sencillo de manejar para las personas, con el fin de permitir a cualquiera, a través de una pared, pueda comprobar si hay alguien al otro lado”.

En este sentido, Wi-Vi (nombre con el que han bautizado el producto), tiene un funcionamiento similar al de un radar, o un sónar de imágenes (emitiendo una señal a su radio de influencia), pero, a diferencia de estos modelos, Wi-Vi es capaz de analizar el resultado de esta señal y de aislar el movimiento para reflejarlo en la pantalla del dispositivo. Para conseguir este objetivo, Wi-Vi, esas señales inalámbricas (capaces de traspasar un muro), reflejan cualquier actividad de movimiento al otro lado. No obstante, han encontrado numerosas limitaciones durante el desarrollo, ya que, según Katabi, únicamente una pequeña fracción de la señal es capaz de penetrar el muro, por lo que, cualquier objeto puede suponer una interferencia. En este sentido, aclara Katabi, “tuvimos que añadir cierta tecnología capaz de cancelar todas esas interferencias, y centrarnos únicamente en los movimientos del cuerpo humano”.

Concretamente, Wi-Vi dispone de dos antenas y un único receptor. Durante su funcionamiento, las dos antenas emiten una señal idéntica, excepto que la segunda de ellas es la inversa a la primera. Como resultado, ambas señales penetran en la zona que queremos analizar, interfiriendo entre ellas para cancelar cualquier interferencia que se encuentren en el camino. En este sentido, cualquier objeto estático se verá reflejado. A la hora de conseguir su propósito, Wi-Vi es capaz de analizar estas señales y comprobar cuáles de ellas varían, reflejando movimiento en el interior.

A la hora de saber cómo los objetos se mueven de un sitio a otro, el receptor integrado analiza constantemente los tiempos de recepción en cada caso, por lo tanto, si el tiempo que tarda en recibir los reflejos es menor, significa que el posicionamiento del objeto se está acercando, mientras que si es mayor, significa que se está alejando.

Esta solución, que será presentada oficialmente durante la conferencia Sigcomm del 12 al 16 de agosto, en Hong Kong (China), tiene numerosas aplicaciones. Entre ellas destaca su ayuda a la hora de localizar supervivientes en labores de rescate, o a nivel policial, para saber si hay movimiento de criminales detrás de una pared (de hecho, el sistema incorpora patrones gestuales que permiten, por ejemplo, saber si la persona al otro lado lleva un arma).

Más información: http://people.csail.mit.edu/fadel/wivi/

Vía: http://www.efefuturo.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *