Equipo de investigación de la UPV crea modelo 3D imperceptible al sonar a una frecuencia dada

Se trata del diseño, la fabricación y la demostración de lo que sería el primer manto de invisibilidad acústica tridimensional y su creación pertenece a un trabajo en conjunto de los científicos de la Universidad de Valencia y la Universidad Politécnica de Valencia. Es más, es el primer manto de estas características a nivel mundial.

Específicamente se trata de una fabricación que contiene 60 añillos de material plástico que rodean al objeto encubierto y usando cálculos propios. Así, permite que al llegar las ondas sonoras, estas pasen como si el objeto no existiera “gracias a la posición de estos anillos que es lo que permite cancelar el sonido dispersado por la esfera”.

Extraordinaria noticia para un equipo de investigación español, al que por supuesto felicitamos por el hallazgo de su modelo 3D de invisibilidad acústica. La prestigiosa publicación científica “Science” se ha hecho eco de esta noticia en:

http://www.sciencenews.org/view/generic/id/349255/description/Sound_cloaks_enter_the_third_dimension

Lo que este equipo ha logrado realmente es hacer imperceptible por el sonar (usan un altavoz en cámara anecoica en el experimento) una esfera de plástico de 8 cm. de diámetro, a la frecuencia de 8.55KHz, no a otras frecuencias.

El funcionamiento del sonar consiste en la emisión de un barrido de ondas acústicas a diferentes frecuencias con la intención de detectar objetos a larga distancia, pues estos objetos irremediablemente reflejan el sonido, y las ondas reflejadas son detectadas por el mismo sonar, que es capaz de situar el objeto en un ángulo, en función de la dirección del frente de ondas recibido, y a una distancia, en función de la atenuación con que recibe el eco. Todos hemos visto algún sonar en una película de submarinos.

El diseño creado por el equipo de la UPV se basa en la interferencia destructiva, las ondas acústicas llegan tanto a la esfera como a los anillos, y ambos reflejan el sonido, pero la suma de las reflexiones se cancela al haber “sintonizado” el sistema en oposición de fase. Tal cosa puede lograrse sólo a una frecuencia determinada, y además, esa sintonía está en función de la geometría del sistema, esto incluye la forma del objeto y la posición relativa sonar-objeto. Por lo tanto, si se lograse construir una estructura similar que envolviese un objeto mayor como un submarino, ni siquiera en ese caso se haría  imperceptible el objeto al sonar, excepto a una frecuencia determinada, como la pequeña esfera lo es a 8.55KHz. Es más, si el sonar o el objeto se moviesen a cualquier velocidad, o rotasen sobre sí mismos, el objeto sería inmediatamente captado por el sonar incluso a esa frecuencia, y a todas las demás audibles.

Dadas las circunstancias del experimento, parece poco responsable hablar de “manto de invisibilidad acústica”.

Por eso, recomendamos leer este artículo de Science a los que quieran entender rigurosamente en qué consiste el modelo, más que las publicaciones que encontramos de “Descubierto manto de invisibilidad acústica…”

El artículo es lógicamente bastante más objetivo con respecto al modelo, y sin restar importancia al descubrimiento, que lo es, nos dice que el sistema hace muy bien una cosa con una estructura muy simple, cancela por completo lo que podría ser un ruido de banda muy estrecha y conocida, por ejemplo el de una autopista. Control de ruido o filtrado de determinados ruidos, una aplicación también por estudiar (los ruidos aparecen a frecuencias más bajas) pero bastante más verosímil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *