Cables submarinos. Autopistas de la información bajo el mar

En el fondo del mar, además de peces, arrecifes de coral y criaturas desconocidas, hay una kilométrica red de cables que conecta los cinco continentes.

Hoy en día existen más de 2.000 millones de internautas en todo el mundo, más de 200 millones de páginas web, y se sube el equivalente a más de 48 horas de vídeo cada minuto a YouTube, es decir, la cantidad de información que circula por la red y los usuarios que acceden a ésta es enorme y los números tienden a duplicarse cada dos años. Estos volúmenes ingentes de información junto a llamadas telefónicas, datos de señalización, etcétera viajan a través de grandes redes de transporte ya sea a través de radioenlaces, comunicaciones vía satélite o cables de fibra óptica que están enterrados bajo tierra o reposan en el fondo del mar. Precisamente, los cables submarinos son una de las infraestructuras más importantes de las que hoy en día hay desplegadas puesto que sustentan el 95% del tráfico que circula por Internet y, teniendo en cuenta el volumen de información que circula, su importancia es bastante alta.

Los cables submarinos se encargan de unir los cinco continentes y cruzan mares y océanos formando grandes autopistas de información sobre las que circulan datos de todo tipo que viajan de un extremo al otro del mundo.

Este tipo de despliegues son algo bastante llamativo y vistoso, un gran proyecto de ingeniería que llevan a cabo los conocidos como “buques cableros” que van avanzando lentamente dentro de un rumbo prefijado (normalmente lo más recto posible) para unir los distintos puntos que forman parte del trazado.

¿Qué pasa cuando un cable se rompe? Estos barcos cableros son capaces de recoger en un rollo, sobre la cubierta del barco, todo el cable que sea necesario para arreglar la avería y volver a tenderlo en el fondo del mar:

Ministerio TIC. Colombia.
Ministerio TIC. Colombia.

Entre los mapas disponibles uno de los mejores es el que ha publicado Telegeography.com (e incluso lo venden impreso) o el que realizó, usando Google Maps, Greg Mahlknecht, www.cablemap.info (recomendable verlo para hacerse una idea del cableado submarino existente y futuro).

Haciendo un poco de historia, estos cables empezaron a desplegarse en el siglo XIX. Si bien hoy en día los cables submarinos son grandes cables que encierran múltiples pares de fibra óptica, los primeros cables submarinos eran grandes hilos de cobre destinados a extender el telégrafo. El primero de los cables submarinos que se desplegaron unía Inglaterra y Francia a través del paso de Calais en el año 1850 pero, la verdad, duraría poco por culpa de interferencias, los rebotes y los retardos de la señal.

Aunque los ingenieros de la época lograron mejorar la tecnología, el verdadero reto tecnológico fue unir el viejo continente europeo con América, un proyecto de 2 millones de dólares de la época que se culminaría el el 5 de agosto de 1858 al poner en servicio el primer cable submarino transatlántico que unió Irlanda y Canadá (concretamente en la región de Terranova). A este primer cable de cobre, con el paso de los años, le sucederían otros cables que irían uniendo ambos continentes en varios caminos paralelos y, a su vez, irían mejorando hasta tenderse nuevos cables basados en tecnología coaxial (años 60) conforme la demanda de comunicaciones fue aumentando (cada cable tendido podía cursar entre 120 a 1800 canales telefónicos analógicos).

La gran revolución, que aún seguimos viviendo, se viviría en los años 80 con el despliegue de cables de fibra óptica (señales luminosas que sufren pérdidas muy bajas y son inmunes al ruido), una tecnología que aún se sigue usando y que soporta las comunicaciones actuales. El fondo marino está surcado por cables de fibra óptica que permiten transportar grandes volúmenes de datos y que, con la propia evolución de la tecnología fotónica, nos permitirán transportar hasta 25,6 Tb/s en una sola fibra (y cada cable puede estar compuesto por cientos de fibras).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *